“ES UN TRABAJO QUE TIENE UNA PARTE DONDE TE CUESTA EL DESARRAIGO, LA MUDANZA… UNO EXTRAÑA, PERO TAMBIÉN TE PERMITE CONOCER GENTE DISTINTA Y LUGARES DIFERENTES. ESO ES CRECIMIENTO”.

Mariana es Gerente de Planificación y Gestión de Materiales. Trabaja en el CIE (Complejo Industrial Ensenada) que forma parte de la refinería YPF, muy cerca de la ciudad de La Plata, capital de la Provincia de Buenos Aires.

Para romper el molde le pedimos que nos explique su trabajo, con la condición de que por un rato olvide lo que dice su tarjeta personal y se lo explique a sus amigos. “Es una pregunta que me hacen mucho, me pasa seguido, porque planificación es una palabra muy amplia. Nosotros planificamos todo el tiempo todo lo que hacemos”. Tal vez lo mismo suceda en su vida y para entenderlo es necesario volver unos años en el tiempo.

La historia de Mariana en Odebrecht no empieza en Noviembre de 2010, fecha de su ingreso, sino hace aproximadamente siete años, cuando comenzaba la ampliación de gasoductos. En ese entonces, tuvo una entrevista con Esteban Trouet, quien hoy es el Director de CCR, “me quedé muy enganchada con Odebrecht, pero por cuestiones personales decidí quedarme en Rosario. Estuve cuatro años allá, pero siempre mantuvimos contacto”. Aunque ella se quite el mérito – “creo que fue el destino”- sabía que tarde o temprano iba trabajar en la empresa, y conseguirlo también formaba parte de sus planes, “siento que di una vuelta y volví”.

Muy satisfecha por lo hecho hasta acá – atravesaron con éxito dos paros de planta – sabiendo que si bien falta poco – el proyecto termina en Marzo -, les espera la parte más difícil.

Vale la pena explicar que un paro de planta significa que se detiene la producción, motivo por el cual debieron trabajar el doble de horas para retomar el funcionamiento de la misma. En cada uno de los paros se necesitaron aproximadamente mil personas, trabajando las veinticuatro horas, durante cuarenta y cinco días para recuperar el tiempo perdido. Fue la primera vez que ocurrió algo así en la historia de YPF y Odebrecht Argentina, y tuvieron la suerte de contar con la colaboración de Brasil.

Durante toda la entrevista no habla en primera persona, sino en plural. Está claro que Mariana trabaja en equipo, uno muy grande, y nuevamente nos hace entender por qué constantemente tiene que estar todo planificado. “Nuestro valor agregado es fortalecer la comunicación entre todas las partes. Son muchos sectores y es necesario unir todo eso”. A propósito del trabajo en conjunto entre Odebrecht e YPF dice, “si nos ves trabajando pensás que somos todos los mismos”.

A unos metros de su oficina está el Almacén. Allí es donde se reciben los materiales que se compran para el proyecto en función de la ingeniería a desarrollar. Llevan una relación directa y continua, a través de un software corporativo de Odebrecht. Minutos más tarde damos una vuelta por allí y podemos empezar a experimentar lo que Mariana transmite en palabras.

Al llegar nos reciben algunas de las tantas personas que forman parte de este numeroso equipo; en sus caras encontramos sonrisas. Las mismas muestran cordialidad y esconden simpatía al ver nuestras sorprendidísimas caras. Miramos hacia arriba y giramos en el lugar, hay tantas cosas en este “easy” gigante que no llegamos a verlas todas. Las góndolas y pasillos son tan grandes que la palabra Almacén parece ser un chiste. Aquí es donde caemos en la cuenta de la complejidad del trabajo; cada una de las miles de piezas está catalogada y Mariana junto a su equipo saben con precisión cuándo y dónde van a utilizarlas. Mientras ella saluda a sus compañeros, el supervisor del Almacén nos explica el método de trabajo.

Enseguida descubrimos un clima muy ameno. Otra de las cosas que Mariana decía, cobra realidad. “El ambiente de trabajo es muy bueno. Se da algo muy particular, hay muchísima gente joven, muy joven. Al ser un proyecto que iba a necesitar tantas personas, en un período de tiempo corto se incorporaron muchos jóvenes profesionales y gente de la zona que se fueron mezclando con gente de Odebrecht de mucha experiencia, y el resultado es muy interesante”. Hay algo en esta actualidad que Mariana pudo ver en aquella entrevista unos años atrás, “la impresión fue excelente, no sólo como empresa, sino la calidad de las personas”.

A medida que el proyecto fue avanzando los equipos fueron reduciéndose, básicamente es la idiosincrasia de los proyectos. Muy orgullosa, Mariana recuerda que llegaron a ser 1.500 personas, “parte del encanto de ésto es conocer gente nueva”. Difícilmente vuelva a trabajar con el mismo equipo, aunque le encantaría. “En general no se da, eso va en función de las necesidades del proyecto”. Cuando le preguntamos si a pocos días de terminarlo se encuentra pensando en el siguiente, nos sorprende con una negativa, “no estoy esperando un proyecto para pasar a otro. Quiero ver cumplirse el objetivo, que es distinto”.

Faltando poco para finalizar le pedimos que nos cuente sus sensaciones y se queda en silencio por unos segundos. Su cabeza rápidamente ordena sus días hasta hoy y arroja un resultado. Mariana nos responde de a poco, como si agrupara los momentos: “lo disfruté, lo sufrí… trabajamos muchas horas, -con énfasis – le ponemos mucho compromiso…”. Unos segundos después sella un pacto consigo misma y satisfecha lo comparte con nosotros, “me encanta mi trabajo”.

Para terminar la sorprendemos con una pregunta particular: ¿Creciste o envejeciste? “Crecí, como profesional y como persona. Es un trabajo que tiene una parte donde te cuesta el desarraigo, la mudanza… uno extraña, pero también te permite conocer gente distinta y lugares diferentes. Eso es crecimiento”.

Contenta por haber repasado y compartido tantos desafíos, nos cuenta que trata de separar el trabajo del resto de su vida; desconectarse la ayuda para cargar energías. En su tiempo libre disfruta de salir y jugar al tenis.

Así es Mariana. Simple, pero ordenada. Indispensable, para ser una más de un numeroso equipo. Y perseverante para no dejar su suerte en manos del “destino”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *